Manual para podar el jardín

Escrito por Lola Voladora

ILUSTRACIONES POR MARÍA PAULINA CUADROS @PAULINACUADROS

La AEIOU, Asociación de Estilistas Íntimos para Orificios Únicos, decretó que cuando se trata de llevar un buen corte en el vello púbico ¡todos los estilos se valen!… Todos, excepto “solo las punticas” –sí, sabemos que también aplica para otras puntas, del mismo modo en el sentido contrario–.

Según una de sus más recientes investigaciones, el cabello que crece en esta zona, ubicada en la entrepierna de las féminas, tiende a imitar formas preconcebidas en la naturaleza. Es por esto que dicho estudio reveló y concluyó que la mejor manera de podar el jardín femenino es emulando dichos procederes, pues genera una conexión profunda con la fuerza de la tierra, activando inmediatamente el Chakra Sexual.

El pelo no es únicamente un atributo para los machos, quienes tienen todo un catálogo de tendencias para lucir su pelaje: el candado, hipster descuidado, tipo hollywood, el francés y Mario Bros. Por este motivo, las Lolas Científicas ofrecemos un manual para que las féminas se enteren de los diferentes estilos que pueden adoptar según el comportamiento de su matorral.

  • Hoja suave: al estilo Hollywood, todos los pelos se quitan de raíz. Se necesita valor para realizarla, pues puede ser la podada más radical y dolorosa. Es perfecta para quienes quieren sentirse como conejitas Play Boy, lisas y suaves como seda china lavada con Suavitel.
  • Cactus: no todo es eterno. Este estilo es lo que queda después de los dos días maravillosos de la Hoja suave. Todas las hembras lo han lucido por lo menos una vez. Posiblemente, es de las pocas cosas que comienzan a crecer duras y paradas que las hembras no disfrutan allá abajo.
  • Pino: más conocido como la pista de aterrizaje, consta de una franja de pelos delgada, muy bien delineada y definida en el borde interno de los labios. La Lola que lleve este look es quien decide el bizcocho -o bizcocha- que puede aterrizar en la zona.

  • Palmera invertida: al observarla detenidamente se convierte en una flecha que indica el camino al cielo. Es la guía perfecta para saber por dónde entrar.
  • Selva amazónica: aquí son los vellos los que deciden dónde nacer y hacia dónde crecer. Hay completa libertad y naturalidad. El resultado: una jungla salvaje, resistente e indomable.

    Todos los estilos son personalizables, ¿cuándo se han visto dos plantas idénticas? Cada hembra tiene una flora y fauna distintas y únicas allá abajo. Así que ¡a talar el bosque con plena libertad! Sin escrúpulos, tabúes o temor al qué dirán, pues la AEIOU, en alianza con Nalgas Unidas, decretaron que en pleno siglo XXI las mujeres, especímenes poderosos por naturaleza, cuando se remiten a las plantas ancestrales, salvajes y frondosas, aumentan su apetito sexual. Además, ¡la vegetación también hace parte del paraíso

Posdata: El estudio de la AEIOU advirtió que para mejores resultados, el pelo se puede teñir de naranja, color del chakra sexual, o de verde, como la Pacha Mama.

> Escrito por Lola Voladora